BIENVENIDOS AL BLOG DE LITERATURA UNIVERSAL DEL IES JOAQUÍN RODRIGO EN MADRID.

"La eternidad es una rara virtud de la literatura". Adolfo Bioy Casares.







4º ESO LIU

martes, 14 de diciembre de 2010

ORFEO Y EURÍDICE


Orfeo es uno de los héroes griegos más conocidos, músico, poeta, filósofo, amante y protagonista de diferentes historias que han pasado de boca en boca desde los Días Antiguos hasta la actualidad, a través de los siglos y los siglos.

Aunque hay quien le da la paternidad a Eagro, rey de Tracia, muchos otros coinciden en que era hijo del mismo Apolo, fruto de una de sus aventuras con la musa Calíope. Esto explicaría sus tendencias artísticas desde la infancia, y su asociación con el sol, símbolo de su padre. También se cuenta que fue éste quien le regaló su primera lira, instrumento musical de siete cuerdas a las que Orfeo añadió dos más para que fueran nueve, como las musas.

Cuentan que cuando Orfeo tocaba no sólo los hombres, animales y dioses se quedaban embelesados escuchándole, sino que incluso la Madre Naturaleza detenía su fluir para disfrutar de sus notas, y que así, los ríos, plantas y hasta las rocas escuchaban a Orfeo y sentían la música en su interior, animando su esencia. Más de una vez este mágico don le ayudó en sus viajes, como cuando acompañó a los Argonautas y su canto pudo liberarles de las Sirenas, o pudo dormir al dragón guardián del vellocino de oro. Pero eso es otra historia y debe ser contada en otra ocasión...

Además de músico y poeta, Orfeo fue un viajero ansioso por conocer, por aprender... estuvo en Egipto y aprendió de sus sacerdotes los cultos a Isis y Osiris, y se empapó de distintas creencias y tradiciones. Fue un sabio de su tiempo.

Con tantas cualidades, no era de extrañar que las mujeres le admiraran y que tuviera no pocas pretendientes. Eran muchas las que soñaban con yacer junto a él y ser despertadas con una dulce melodía de su lira al amanecer. Muchas que querían compartir su sabiduría, su curiosidad, su vitalidad.

Pero sólo una de ellas llamó la atención de nuestro héroe, y no fue otra que Eurídice, quien seguramente no era tan atrevida como otras y puede que tampoco tan hermosa... pero el amor es así, caprichoso e inesperado, y desde que la vio, la imagen de su tierna sonrisa, de su mirada brillante y transparente, se repetían en la mente de Orfeo, que no dudó en casarse con ella. Zeus, reconociendo el valor que había demostrado en muchas de sus aventuras, le otorgó la mano de su ninfa, y vivieron juntos muy felices, disfrutando de un amor que se dice que fue único, tierno y apasionado como ninguno.

Pero no hay felicidad eterna, pues si la hubiera, acabaríamos olvidando la tristeza, y la felicidad perdería su sentido... y también en esta ocasión sobrevino la tragedia.

Quiso el destino que el pastor Aristeo quedara también prendado de Eurídice, y que un día en que ésta paseaba por sus campos, el pastor olvidara todo respeto atacándola para hacerla suya. Nuestra ninfa corrió para escaparse, con tan mala fortuna que en la carrera una serpiente venenosa mordió su pie, inoculándole el veneno y haciendo que cayera muerta sobre la hierba.

No hubo lágrimas suficientes para consolar el dolor de Orfeo, y una noche de las muchas que pasó en vela llorando a su amada, decidió que si hacía falta, descendería él mismo a los infiernos de Hades para reclamar a Eurídice. Fue un viaje duro, tuvo que enfrentarse al guardián de las puertas de los Infiernos, Kancerbero, quien a punto estuvo de atacar pero que finalmente respondió a la música de Orfeo como otros tantos animales habían hecho anteriormente. Así fue como nuestro músico se internó en el submundo, sin cesar de tocar y de cantar su tristeza.


Orfeo, sacando a Eurídice del Hades


Cuentan que el mismo Hades se detuvo a escucharle, que las torturas se interrumpieron, que todos encontraron un momento de paz en la visita de Orfeo. Sísifo, condenado a subir una piedra hasta la cumbre de la montaña una y otra vez, detuvo su marcha; los buitres que torturaban a Prometeo desgarrando sus entrañas se posaron en el suelo y Tántalo, quien jamás podría saciar su hambre o su sed, rompió a llorar olvidando sus necesidades. Y los Señores del Infierno, Hades y Perséfone, quedaron conmovidos por la belleza del canto de Orfeo.

Así, decidieron devolver a la vida terrenal a Eurídice, con la condición de que ésta caminase detrás de Orfeo en el viaje de vuelta al mundo de los vivos, y que éste no mirase atrás ni una sola vez hasta que no estuvieran en la superficie. Y ambos emprendieron la marcha.

El viaje fue difícil, lleno de penurias. Si la bajada al Hades había costado, el ascenso fue aún peor. Eurídice seguía herida y débil, y las sombras se cernían sobre ellos amenazadoras, el frío se colaba en sus huesos, los tropiezos eran cada vez más frecuentes. A punto ya de llegar a la salida, cuando los primeros rayos de luz traspasaron las sombras, Eurídice dejó escapar un suspiro aliviada, y Orfeo olvidó la orden de Hades y miró hacia atrás por un instante. Entonces su amada empezó a desvanecerse, pues la condición impuesta había sido violada, y aunque Orfeo se lanzó sobre ella en un abrazo que la retuviera, no fue más que aire lo que estrechó entre sus brazos.

Orfeo intentó entonces descender de nuevo al Hades, pero Caronte, el barquero de la laguna Estigia, le negó la entrada, y ambos apenas pudieron despedirse con una mirada a través de las aguas. Y aunque esperó Orfeo siete días con sus siete noches en el margen del lago, acabó viendo que era demasiado tarde para enmendar su error, y marchó a vagabundear por los desiertos, sin apenas probar bocado, acompañado sólo por su lira y su música.

Tiempo después, Orfeo tendría un triste final, y acabaría siendo descuartizado y los trozos de su cuerpo, divididos y esparcidos. Su cabeza les llegó a las Musas a la costa de Lesbos, navegando por el río, según se dice, aún moviéndose sus labios llamando a Eurídice, y fue allí donde las musas la recogieron y le dieron sepultura.

Al cielo subió su música, transformándose en la constelación que lleva por nombre la Lira, que contiene la estrella Vega, una de las más brillantes del firmamento, como brillantes eran los ojos de su amada Eurídice, que tal vez siga esperándole aún en el Infierno, acompañada por el recuerdo de su canto.

7 comentarios:

patri dijo...

Orfeo ha sido un personaje muy reconocido a través de los tiempos por varias razones ha sido una fuente de inspiración constante para los creadores y artistas de todas las épocas.
Se cuenta que cuando tocaba su lira árboles e incluso, las rocas se inclinaban a su paso y que los hombres se calmaban al oírlo, a la muerte de su bella Euridice tocó canciones tan tristes y cantó tan lastimeramente, que todas las ninfas y dioses lloraron y le recomendaron bajar al hades para recuperar a su esposa. Camino de las profundidades del inframundo, tuvo que sortear muchos peligros, para los cuales usó su música, ablandó el corazón de los demonios, monstruos y cualquier ser que se cruzaba con el ,de hay viene que la música puede amansar a cualquier fiera ya que su poder es grande. Cuando Orfeo y Euridice están llegando al final de su camino Orfeo no pudo contener su curiosidad y se giró hacia atrás para comprobar si su mujer le seguía ya que le asaltó el temor de haber sido burlado por los dioses infernales y en ese mismo instante Euridice desapareció.
Después de salir del infierno se dice que las mujeres tracias le mataron a causa de que ellas querían su amor mientras que Orfeo solo pensaba en su esposa que aunque había muerto seguía amándola.

Un tema muy importante es el de la bajada al Hades. Muy pocos héroes se atrevieron a realizar una empresa de semejante riesgo están por ejemplo: Ulises, para consultar el alma de Tiresias; Hércules, para buscar y secuestrar al Cancerbero y Teseo, para secuestrar a la misma diosa Perséfone.
Apartir de este mito apareció un movimiento el orfismo que fue una corriente religiosa que apareció en Grecia entre los siglos VII o VI a. de C., inspirada en los escritos atribuidos a Orfeo.El Orfismo trataba de explicar el origen del hombre y la causa de sus sufrimientos, los cuales eran atribuidos a su doble naturaleza, dionisíaca y titánica. Sus adeptos creían en la reencarnación y en la inmortalidad del alma por ello muchos filósofos como platón hizo mención de el, este filosofo en cuestión dijo que los dioses no le entregaron a Orfeo su esposa , porque les parecía que se mostraba cobarde, y no tenía el valor de morir por amor, sino que buscó el medio de penetrar con vida en el Hades y el castigo de morir a manos de mujeres es por la misma razón ser cobarde. Esta fuente de pensamiento también influyó en Pitágoras , Empédocles y Sócrates.
Muchos autores de la época clásica como Esquilo, Ovidio y Virgilio mencionan al personaje de Orfeo con diferentes visiones del mito, mas tarde francisco Quevedo le dedicara un poema “ Orfeo burlesco“
Este mito también a tenido importancia en operas y canciones como Orfeo en el infierno de Jacques Offenbach que es una canción cuyo de baile es el can can .

Susana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Susana dijo...

La historia más conocida sobre Orfeo es la que se refiere a su esposa Eurídice que a veces es conocida como Agriope. Algunas versiones cuentan que mientras huía de Aristeo, u otras que mientras paseaba con Orfeo, fue mordida por una serpiente y murió. En las orillas del río Estrimón Orfeo se lamentaba amargamente por la pérdida de Eurídice. Consternado, Orfeo tocó canciones tan tristes y cantó tan lastimeramente, que todas las ninfas y dioses lloraron y le aconsejaron que descendiera al inframundo .Camino de las profundidades del inframundo, tuvo que sortear muchos peligros, para los cuales usó su música, ablandó el corazón de los demonios, e hizo llorar a los tormentos . Llegado el momento, con su música ablandó también el corazón de Hades y Perséfone, los cuales permitieron a Eurídice retornar con él a la tierra; pero sólo bajo la condición de que debía caminar delante de ella, y que no debía mirar hacia atrás hasta que ambos hubieran alcanzado el mundo superior y los rayos de sol bañasen a Eurídice.
Orfeo no volvió la cabeza en todo el trayecto, incluso cuando pasaban junto a algún peligro o demonio, no se volvía para asegurarse de que Eurídice estuviera bien. Llegaron finalmente a la superficie y, por la desesperación, Orfeo volvió la cabeza para verla pero ella todavía no había sido completamente bañada por el sol, todavía tenía un pie en el camino al inframundo Eurídice se desvaneció en el aire, y ahora para siempre. Esta historia procede del tiempo de Virgilio, que fue el que introdujo el nombre de Aristeo. Otros autores también hablan de la visita de Orfeo al submundo; de acuerdo con Platón los dioses del infierno sólo le «presentaron una aparición» de Eurídice. También según Platón, los dioses no le entregaron a su amante, porque les parecía que se mostraba cobarde, como buen citaredo, y no tuvo el arrojo de morir por amor, sino que buscó el medio de penetrar con vida en el Hades.

Son pocos los mitos que, como el de Orfeo, han conseguido penetrar y perpetuarse en las más variadas áreas del arte y el pensamiento. Orfeo ha sido una fuente de inspiración constante para los creadores y artistas de todas las épocas.
En música, es especialmente importante la obra L'Orfeo, favola in musica (1607) de Claudio Monteverdi, una de las primeras óperas de la historia. Otros importantes compositores recrearon el mito: Christoph Willibald Gluck (Orfeo y Eurídice) o Jacques Offenbach (en su paródica ópera bufa Orphée aux Enfers).Francisco de Quevedo le dedicó el poema «Un Orfeo burlesco». Rainer Maria Rilke en 1923 publica Los sonetos a Orfeo. Jean Cocteau realizó una trilogía cinematográfica basada en el mito de Orfeo.
Orfeo y Eurídice es el nombre de una ópera en tres actos del compositor alemán Christoph Willibald von Gluck, con libreto de Raniero de Calzabigi, que data de 1762 y basada en el mito de Orfeo. Pertenece al género de acción teatral, que implica que la ópera se basa en un tema de la mitología y utiliza danzas y coros.

El mito de Orfeo influyo en la formación de otras religiones como del cristianismo primitivo, que sugieren sorprendentes paralelismos entre Orfeo y Jesucristo o las conexiones de Orfeo con otros movimientos doctrinales y rituales como los ritos dionisíacos y los misterios de Eleusis. Las influencias de la figura de Orfeo y el orfismo en el cambio radical del pensamiento y la filosofía griega, por medio de la reelaboración de este concepto realizada por Pitágoras y Platón. La influencia de Orfeo en la conformación del movimiento religioso que adoptó su nombre, el orfismo, y la penetración que esta doctrina pudo tener en la formación del pensamiento heleno. La transición que se produce del Orfeo mítico a la aparición del orfismo como movimiento doctrinal en cualquiera de sus aspectos, adquiere todos los rasgos de un verdadero paso del Mito al Logos.

alex_72_jandro dijo...

De la mitología griega, Orfeo, hijo de un dios y de una musa. Es de su madre, la musa Calíope de quien ereda el instinto artístico. Desarrolla sus habilidades artísticas en la música, siendo capaz de encandilar a todos, tanto dioses como humanos. Acrecentando su figura, el mito lo describo como un ser magnífico, del que quedan prendadas cantidad de mujeres.
Él se enamora de Eurídice, ella de él. Su gran amor como lazo los une durante un tiempo en una inagotable felicidad. Se trunca la historia feliz cuando Eurídice muere al morderle una serpiente, viajando al hades.
Llevado por su amor Orfeo vaja al hades para rescatarla, el mismo Hades escucha su música, encandilada, atiende su petición y le devuelve a Eurídice, bajo una promesa, que al salir del Hades no mirase a sus espaldas. Él lo hace al punto de salir, y Eurídice se queda perdida en el Hades. Orfeo acaba muriendo de una forma horrible solo acompañado por su lira.

La bajada al infierno (hades), es algo que aparece en una gran cantidad de obras. En la "Odisea" (y en la "Eneida" por similitud), en otros mitos, y la clara influencia en la "Divina comedia". A parte de ese viaje a las profundidades, algo que suele aparecer en los mitos son las diferentes pactos a los que se llegan en el hades, infierno... siempre son incumplidos, como en el mito de "Pandora", quizá con carácter didáctico.

ms salvatore dijo...

Esta histoia pertenece a la mitología griega clasica.
Orfeo es hijo del dios Apolo, de ahí la fuerza y valentís que nutro protagonista posee,y de una musa,de cuál obtiene su gusto por la música, con lla es capaz de amansar fieras. Fue su padre quién le regalo su primera lira, la cuál tenía siete cuerdas, más tarde Orfeo le añadió dos más.
Este héroe, guarda rasgos smilares a Ulises en la Odisea, dada su valentía al bajar a los infiernos por llegar a su amada,hecho que tambien queda representado e la Divina Comedia de Dante, ya que éste aunque pertenece a la Edad Media asimila rasgos de algunos autores clásicos, por otro lado presenta también rasgos de Aquiles de la Iliada,por su condición de semidios.
Orfeo era por todos estos rasgos un conquistador, las mujeres quedaban rendidas a él por compartir su sabiduría, música...pero tan solo una consiguió enamorarle: Eurídice, quién era ninfa de Zeus, nuestro protagonsita pidió su mano al dios, y éste no ud´e concedersela por el valor que había presentado en sus muchas aventuras.
Orfeo y Eurídice vivieron felices, hasta que un infortunio hae que un pastor se enamore de ella,y además intente abua de ella, Eurídice asustada sale corriendo mordiéndole entonces una serpiente venenosa causando su muerte, Orfeo uy apenado por este terribl sueso decide bajar a los infiernos a por su amada, Hades queda prendado de la dulce músca de héroe y acepta que Orfeo s lleve de vuelta a su esposa, pero, ella debería ir detrás de Orfeo, y él no podría echar la mirada atrás hasta que no salieran del submundo, pero, Orfeo desconfiando de las palabras de Hades miró hacia atrás, mientras tnto la imagen de Eurídice se desvaneció.
Tiempo después Orfeo sería descuartizado, llegando su cabeza a Lesbos, donde las musas le darían sepultura.
La enseñanza que se le podría atribuír a este mito es el cumplimiento de las promesas, aquél que rompa una tendría su castigo, al igual que le ocurrió a nuestro protagonista.

Lidia dijo...

La historia mas conocida de Orfeo es la que se refiere a su esposa Eurídice. Orfeo, héroe de la mitología griega, músico e hijo del dios Apolo, baja a los infiernos para rescatar a su esposa muerta, Eurídice.

Orfeo llega hasta la reina del infierno, la esposa de Hades, Perséfone. Ella decide permitir a Eurídice que vuelva al mundo de los vivos, pero con una condición, si Orfeo se vuelve a mirar a su esposa antes de salir por completo del inframundo y llegar a la luz del día, Eurídice volverá al Hades, y para siempre. Orfeo acepta y se reúne con Eurídice. Los dos afrontan su camino de salida del Hades, a través del lago Estigia y después un estrecho pasadizo que los lleva de nuevo a la tierra. Orfeo siente varias veces la tentación de girarse para comprobar si Eurídice le sigue o si Perséfone le ha engañado y quien va detrás de él es un demonio. Sin embargo, resiste, y cuando él ya está fuera del Hades, se gira a mirar a su esposa, pero a ella todavía le faltaba un paso para salir del inframundo y llegar a la luz del sol, y se desvanece ante el desesperado Orfeo.

Según la obra de Ovidio “Metamorfosis”, en los últimos años de su vida Orfeo rechaza a los dioses por su crueldad, y rinde culto sólo al Sol. Un día vagando por un monte donde también había un templo de Dioniso, es atacado por las ménades, ninfas seguidoras de Dioniso y que, poseídas por una especie de locura mística, vagaban en estado semisalvaje. Orfeo se niega a adorar a Dioniso y las ménades le despedazan.

Hay varias versiones del mito de Orfeo y Euridice, en las que Orfeo logra derrotar a la muerte, pero no a su destino final: salva a Euridices y viven felices, pero muere despedezado por los bacantes. En la mayoria de mitos Orfeo muere derrotado por el olvido y la muerte. Le pudo la soberbia de creerse el mejor poeta, pero olvido lo mas importante, que tras subir al infierno, no debia mirar a su esposa; se olvido de ella y la dio muerte.

El mito de Orfeo y su viaje al Hades sirvieron como base para el orfismo, uno de los cultos mistéricos que se propagaron por la Antigua Grecia a partir del siglo VII a.C y que tenía puntos en común con el pitagorismo, como su creencia en la reencarnación.
El movimiento órfico supone un enfrentamiento a las tradiciones religiosas de la ciudad griega y, en definitiva, una nueva concepción del ser humano y su destino. Bajo el nombre del mítico Orfeo, cantor y trágico viajero del Más Allá, surgen una serie de textos que predican y atestiguan esa nueva religiosidad, una doctrina de salvación sobre el hombre, su alma, y su destino tras la muerte.

Victoria dijo...

Orfeo es un personaje de la mitología griega, hijo de Apolo y la musa Calíope. Hereda de ellos el don de la música y la poesía. Según los relatos, cuando tocaba su lira, los hombres se reunían para oírlo y hacer descansar su alma. Por ello enamoró a la bella Eurídice y logró dormir al terrible Cerbero, cuando bajó al inframundo a intentar resucitarla.
La historia más conocida sobre Orfeo es la que se refiere a su esposa Eurídice que a veces es conocida como Agriope. La versión mas contada es la ya explicada por mis compañeras. Otras versiones dicen que Orfeo regresó destrozado a su pueblo, donde los habitantes le pidieron que tocara sus hermosas melodías; Orfeo deprimido como estaba, empezó a golpear su lira con una piedra, provocando un ruido tan horrendo que todo alrededor se marchitaba; así que el pueblo lo asesinó con el fin de detener ese ruido.
Orfeo en el arte fue muy importante y se plasmaron muchas representaciones plásticas del mito de Orfeo son muy abundantes.
En música, es especialmente importante la obra L'Orfeo, favola in musica (1607) de Claudio Monteverdi, considerada una de las primeras óperas de la historia. Otros importantes compositores recrearon el mito: entre otros, Christoph Willibald Gluck (Orfeo y Eurídice) o Jacques Offenbach (en su paródica ópera bufa Orphée aux Enfers).
Francisco de Quevedo le dedicó el poema «Un Orfeo burlesco».
Rainer Maria Rilke en 1923 publica Los sonetos a Orfeo.
Jean Cocteau realizó una trilogía cinematográfica basada en el mito de Orfeo.
Orfeo tambien dió lugar al Orfismo: una corriente religiosa de la antigua Grecia, relacionada con Orfeo, maestro de los encantamientos. Al poseer elementos propios de los cultos mistéricos, se le suele denominar también como misterios órficos.

 
Copyright 2009 LIT. UNIVERSAL. Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemescreator